Una terapia para el sistema de la moda

El pasado mes de julio de 2020, fuimos parte del XV Encuentro virtual Latinoamericano de Diseño organizado por la Universidad de Palermo, de Buenos Aires, Argentina.

Formamos parte del "Foro de Creatividad Solidaria".


Así presentamos nuestro trabajo:


VIDEO DE LA PRESENTACIÓN


¿Cuántas veces en la historia, cuántas personas en

momentos memorables han usado la moda como una forma

de protesta, para marcar una diferencia o para hacer

una declaración?

La moda es una herramienta muy poderosa para

experimentar, descubrir y comunicar algo sobre

nosotros y la sociedad en la que vivimos.

También es una oportunidad para expresar nuestra

singularidad como individuos y para hacernos más

fuertes como comunidad.

Cuando ves la moda de esa manera, se vuelve

EMPODERADORA.


Paula y Mariángeles Aguirre, tHERAPY Recycle and

Exorcise.



¿Quiénes somos?


Somos un proyecto y una marca de moda sostenible, inclusiva y alternativa. Trabajamos desde 2012 sin parámetros de género, de temporadas ni de tendencias.

Tenemos sede en Córdoba, Argentina y Berlín,

Alemania.

Quienes llevamos adelante tHERAPY somos dos hermanas cordobesas, Paula y Mariángeles Aguirre, con residencia en las ciudades mencionadas anteriormente.

Mariángeles es Lic. en Comunicación Social y su experiencia previa se relaciona con la generación de contenidos, el periodismo y la comunicación institucional, así como la fotografía y el diseño independiente de accesorios de moda.

Ha viajado por el mundo estableciéndose en Alemania

desde 2004, donde es además emprendedora del rubro

turístico.

El activismo medioambiental y el reciclaje creativo

han sido una constante a lo largo de su vida desde

temprana edad.

Actualmente y desde 2014 es colaboradora de la ONG Fashion Revolution en Alemania.


Paula es Diseñadora de Moda y Publicista y su experiencia previa se relaciona con el márketing y el

diseño gráfico así como con la moda desde la producción, el modelaje, el estilismo y la dirección de arte.

La fotografía y el diseño independiente de prendas y accesorios en los inicios de sus estudios también han moldeado su visión.

Paula ha viajado por el mundo y trabajó en la industria de la moda en países como Chile e India.

Actualmente reside entre Córdoba y Berlín.

Es además coordinadora de la ONG Fashion Revolution para Argentina, movimiento con el que colabora desde

2014.



Nuestro proyecto


tHERAPY Recycle and Exorcise es un proyecto de moda basado en el suprarreciclaje textil con un enfoque lúdico, educativo e inclusivo de la sostenibilidad y

un estilo que se ha vuelto reconocible: la moda sostenible también puede ser transgresora, audaz, alternativa y experimental. Y en realidad creemos que

TODA la moda debería ser sostenible.

tHERAPY ha introducido el tema de la sostenibilidad

allí donde nadie hablaba de ello: en el mundo de la moda alternativa, fetichista y de los clubes nocturnos.

Nuestra estética fluctúa manteniendo estables aspectos que están en el centro de nuestra filosofía.

Refleja nuestra intención de derribar los muros estéticos que nos contienen y nos oprimen, y de crear

tanto conciencia como soluciones posibles frente a una industria que ha sido mayoritariamente nociva para el planeta y las personas.

Nuestra estética se puede definir como punk, pero en realidad como una mezcla de subculturas o contraculturas urbanas alternativas y estilos de vida no convencionales como el BDSM y el fetichismo.


Nuestro modelo de trabajo se basa, al igual que el movimiento PUNK, en la filosofía del DIY (do it yourself / hazlo tu mismo) lo cual también influencia y determina la estética dando como resultado piezas únicas.


¿Por qué?


Por un lado, porque estas subculturas representan lo

que nos interesa destacar de la moda: la moda puede ser un acto de protesta en contra de normas establecidas. Trabajamos para cambiar la perspectiva de que la moda es algo banal y relacionado con la exclusividad. La moda es arte, es un canal de expresión y comunicación y una herramienta que puede servir tanto para sanar como para transgredir y así transformar la sociedad.


Es en realidad la forma más inclusiva de arte, porque requiere la participación activa de ambos, el creador y el usuario.

Por otro lado, dichos estilos de vida no convencionales cristalizan nuestra creencia de que la creatividad es impulsada en gran medida por la energía sexual, por fantasías y deseos, así como también por nuestros miedos, frustraciones y nuestra ira. Finalmente nuestra estética también está determinada por los materiales que utilizamos, ya que trabajamos desde la experimentación.

Nuestra ética está de terminada por la interseccionalidad conectando sostenibilidad material y circularidad con temas como inclusión, diversidad corporal y redefinición de género, criticando lo que los medios convencionales y la publicidad imponen como norma constantemente. Apoyamos una moda más humana, diversa y de código abierto (open source).


Estamos en contra de la deshumanización, la explotación de las personas que fabrican y usan la moda y del planeta y sus recursos.


tHERAPY no solo cuestiona la forma en que producimos y consumimos masivamente, sino también el racismo, la heteronormatividad, el patriarcado, el binarismo y la

explotación, mercantilización y objetivización del cuerpo humano.

También cuestionamos el orden económico dominante en el que estamos educados para competir entre nosotros y apuntar al crecimiento lineal eterno, sin importar cuán devastador sea esto para la tierra, sus recursos y todas las formas de vida. Proponemos un sistema de la moda (y general) menos egoísta, menos tóxico, más ético y más humano con la colaboración, la cooperación y la circularidad como base, en equilibrio con el planeta y las personas.


Creemos que necesitamos REPENSAR la forma en que vivimos, trabajamos y tratamos a los demás y a este planeta, nuestro único hogar. Replanteemos la forma en que producimos y consumimos, y ACTUAR para mejorar las cosas.

Creemos en crear nuestro propio camino, nuestra propia manera de hacer las cosas, basado en nuestra PROPIA IDEA de crecimiento y éxito. ¿Alguna vez cuestionaste las ideas que el capitalismo toma como "normales" e intenta poner en tu mente a través de la publicidad y las industrias culturales las 24 horas del día? Simplemente decimos: sé crítico, cuestiona las cosas.


Tomamos en nuestra filosofía la propuesta del DECRECIMIENTO ECONÓMICO (DEGROWTH o POST-GROWTH), planteado por el economista francés Serge Latouche, que propone una gestión económica y una sociedad en la que el objetivo es lograr el bienestar de todos, respetando los cimientos ecológicos de la vida.

El principio rector de nuestra economía y sociedad actuales es "más, más y más", que condiciona y fomenta la competencia entre las personas. Por un lado, esto implica aceleración, demandas excesivas y la exclusión de ciertas personas.

Además, este modelo económico destruye nuestros medios naturales de subsistencia, así como la biodiversidad. Estamos convencidas de que los valores comunes de una sociedad que supere el imperativo del crecimiento debe ser la plena conciencia, solidaridad y cooperación.

La humanidad debe entenderse como parte del ecosistema del planeta. Solo así será posible lograr una vida digna y de autodeterminación para todas las personas.

Nuestro aporte a la sociedad y al medio ambiente.


Nuestro proyecto de suprarreciclaje se basa no sólo en la producción y venta de prendas, sino que además nos consideramos activistas promoviendo una moda más consciente y humana e incentivando y brindando herramientas para la disrupción del paradigma en el

que se basa el sistema actual de la moda.


Buscamos que las personas no se vean a sí mismas como

consumidores pasivos sino como partícipes decisivos en la creación de sentido y existencia de la moda.

Suprarreciclar materiales significa rescatarlos de su inminente descarte a través de la reparación y refuncionalización, mejorándolos o adaptándolos a nuevos usos y extendiendo su ciclo de vida.


Cuando suprarreciclamos materiales, estamos agregando valor a la pieza en la que trabajamos. Estamos actualizando algo que fue degradado, descartado y que perdió su valor original por cualquier razón posible.

Revalorizamos los materiales pero también rescatamos valores como el tiempo, la energía, la creatividad y la inventiva puesta al servicio de la construcción o reconstrucción de una prenda.


Todo esto nos posibilita además reconectar con los procesos de fabricación, construir un vínculo afectivo con los materiales y reconocer el trabajo de las personas involucradas.


El suprarreciclaje significa para nosotras aún más.

Significa CUESTIONAR lo dado y lo que normalmente no se supone sea cuestionado. Mientras suprarreciclamos, estamos repensando la utilidad y valor originales de la prenda. Y tenemos la oportunidad de reflexionar sobre el sistema que genera su pérdida de valor: las posibles fallas, el descarte por parte de su propietario original, la calidad de ese material.


Cuando realizamos este ciclo ascendente, hacemos preguntas sobre la función y las características del material o pieza, respondiendo con una funcionalidad y durabilidad diferentes y mejoradas.


El suprarreciclaje es en sí mismo un acto de empoderamiento y protesta a la vez que propuesta constructiva en contra de la sociedad de consumo y la

obsolescencia programada.


Creemos que REUTILIZAR cosas que ya existen es una de

las formas más integrales de ser sostenibles, pero también la forma más educativa, accesible, interactiva e inclusiva de involucrarnos con los materiales. El suprarreciclaje es y debe seguir siendo una actividad de código abierto (open source).

En tHERAPY no vemos la sostenibilidad como una opción. Creemos que todos los objetos diseñados deben poner en el centro a las personas y al medio ambiente.


Creemos que diseñadoras y comunicadoras no sólo tenemos la responsabilidad de hacer productos centrados en el usuario y que contemplen soluciones a los desafíos medioambientales sino también de comunicar e informar para transparentar procesos y posibilitar un espacio de reflexión sobre los modos de producción y consumo masivo y así avanzar hacia una industria más humana y sostenible.